Raimundo Viejo Viñas

Profesor, autor, traductor, editor, ciudadano activo, papá y mucho más.

Dic

16

Un tutorial no es…, pero…


[ versión 0.0 ]

Desde que hace unos días lancé una nueva convocatoria de tutorials algunas personas me habéis preguntado en qué consisten exactamente. Lo cierto es que a falta de un marco institucional como el que fija el mundo académico en otros países esto supone, a la vez, un incoveniente y una ventaja. El incoveniente es no poder dar una definición exacta, institucionalizada, acerca de qué es exactamente un tutorial. Al tratarse de una práctica instituyente, es la propia praxis la que va facilitando una definición a medida que avanza. Pero contrario a la inquietud que esto puede originar de entrada, lo cierto es que ofrece también una flexibilidad enorme para experimentar y personalizar cada tutorial a cada persona. Al fin y al cabo, esa simbiosis personalizada orientada al aprendizaje, la gestión y la creación es el punto de partida.

Con todo, también es posible ir perfilando contornos en negativo, esto es, indicando « en qué no consiste un tutorial, pero… » de forma ágil y un tanto esquemática pero útil. He aquí un primer listado, susceptible de ser ampliado, modificado y vuelto a difundir según vaya avanzando:

» No hace milagros, pero ayuda a lograr cosas que de entrada parecían muy difíciles.

» No resuelve tus problemas, pero ayuda a buscarles solución.

» No te da un empleo, pero quizá te ayude a encontrarlo o a reorientarte para conseguirlo.

» No te encuentra una salida profesional, pero sí te muestra opciones acordes a tu situación.

» No hace una entrevista de trabajo por ti, pero te apunta ideas sobre cómo hacerla… y cómo no.

» No realiza tus gestiones administrativas, pero podría ayudarte a resolver aspectos complicados o indicarte quien te puede ayudar.

» No escribe tus trabajos de curso, de master, investigaciones, etc., pero te puede enseñar cómo se hace.

» No hace el diseño de tu investigación, tesis, etc., pero te puede mostrar maneras de hacerlo.

» No realiza correcciones ortográficas o maqueta tu trabajo, pero puede advertir de las correcciones que hacen falta, de la presentación que es preciso mejorar, de cómo organizar, redactar, etc.

» No dice qué leer, pero ayuda a leer de forma más sistemática, por medio de planes de lectura o descubriendo obras y autores.

» No habla en público por ti, pero te enseña como preparar una presentación.

» No estudia por ti, pero te enseña a estudiar o a ser más eficaz en el estudio.

En definitiva, un tutorial es una ayuda, un acompañamiento, un entrenamiento personalizado que sirve para mejorar rendimientos y productividad, orientarse en determinadas situaciones, explotar el propio potencial, etc.

Deja un comentario