Raimundo Viejo Viñas

Profesor, autor, traductor, editor, ciudadano activo, papá y mucho más.

Nota auto/biográfica


+ Descargar curriculum resumido
+ Descargar currículum extenso

 

Nota autobiográfica

[ work in progress — v 1.2 — 4 de Enero de 2022 ]

» AVISO PRELIMINAR

Al final de esta nota se incluye el índice de contenidos de una versión ampliada, todavía por escribir. Sus epígrafes son provisionales. Estos días retomo la escritura de un relato más amplio del texto que hasta ahora se encontraba aquí. Más adelante, me gustaría que cada epígrafe abajo indicado enlazase con una entrada en el blog de esta web (un «capítulo»). Con todo, siempre quedará la versión reducida en un único texto de página. Se agradece cualquier error que se detecte, observación o información complementaria.

Barcelona, 4 de enero de 2022

» CONTENIDO

  1. Origen, socialización, crecimiento (1969-1986)
  2. Estudios universitarios y activismo estudiantil (1987-1992)
  3. La política como estudio y como praxis (1992-2002)
  4. La universidad, entre dentro y fuera (2002-2011)
  5. Compromiso de una ciudadanía activa (2011-2019)
  6. Nueva etapa (2019-actualidad)

[ Imágenes numeradas al pie y comentadas al final ]

[1]

1. Origen, socialización, crecimiento (1969-1987)

Nací en la ciudad de Vigo, a las siete de la tarde del viernes, 15 de agosto de 1969. Faltaban apenas unas horas para que al otro lado del Atlántico empezase el Festival de Woodstock. Pero mi primera infancia cayó lejos de allí; en el Mieres y la cuenca minera al final de la dictadura. No era lo que se dice un país para el Peace and Love.

Por situarnos en un par de párrafos: nada más comenzar el año, mientras me iba formando en el vientre materno, la brigada político-social asesinaba al estudiante Enrique Ruano. La brutalidad del crimen generó una ola de indignación y protestas. La ola de movilizaciones antifranquista entraba en su fase culminante. Y como era de esperar, el régimen respondió a su manera: decretando el estado de excepción. Por un momento, la represión pacificó el país, en apariencia.

Luego vino el Escándalo Matesa, llevándose por delante el tímido experimento aperturista de Fraga. Pero en vistas a lo que se avecinaba el régimen movió ficha y, en un primer movimiento táctico, Juan Carlos de Borbón fue nombrado sucesor de Franco, a título de Rey, saltándose la línea sucesoria. Era 22 de julio. Antes de acabar el año, el 29 de octubre, el dictador investía (segundo movimiento) al Gobierno Monocolor de Carrero Blanco. Los años setenta llegaban con un claro endurecimiento de las posiciones del régimen.

 

Primera infancia en el último franquismo (1969-1975)

A la cuenca minera fuimos a parar por ser de allí mi abuelo paterno. Salvador Viejo Álvarez (1910-1968) fue un minero comunista asturiano nacido en Villamartín (Quirós). A la mina entró siendo apenas un crío, cuando de Rusia llegaban noticias de la Revolución de los Soviets. Una vez instaurada la II República, tomó parte en la Revolución del 34. En la Guerra Civil sería capturado y condenado a perpetuidad en 1938. Fue recluido en el campo de concentración de Camposancos (A Guarda) del que pudo salir en libertad provisional para el nacimiento de mi padre, en septiembre de 1941.

Puesto en libertad, Salvador conoció a Josefina Viñas Juéguez (1912-1995), mi abuela. Nacida en Lavadores (hoy Vigo, por entonces la «Rusia chiquita») sus padres fallecieron con la gripe española, siendo criada por la familia que tenía un puesto en el mercado del Calvario. Obrera y costurera. Socialista de Largo Caballero, «el Lenín español». De su boca aprendí la Internacional y el acervo del movimiento obrero, el republicanismo y mucho más.

La historia del abuelo Salvador y su presión pesaron en que mi padre se fuese a estudiar a Madrid la ingeniería de Minas. Cuando, título de ingeniero en mano, mi padre pudo elegir entre la CEMRT en Río Tinto y HUNOSA en Mieres, la elección no fue difícil.

Recién casados, mis padres hicieron las maletas de Madrid para Asturias. Pronto nacería yo, en plenas vacaciones, y en noviembre del 70, en Oviedo, mi hermano Roque.

A pesar del origen mitad astur de mi padre y de llegar en los mejores años de crecimiento para un Mieres que casi duplicaba el actual en población, el deseo por retornar a Galicia con la familia más cercana y la morriña del mar de Vigo prevalecieron. Mi abuelo Salvador había muerto un año antes de yo nacer y mis demás abuelos seguían en Vigo. Para cuando nos fuimos, el declive de la economía minera era ya inevitable y en el horizonte asomaba la primera Crisis del Petróleo.

En junio de 1973, a punto de cumplir los cuatro, nos mudamos a Coruña, donde mi padre había encontrado al fin un empleo que nos permitía volver a tierras gallegas. Apenas vivimos dos años en la calle Tavernas, con vistas al puerto. En aquel tiempo nació mi hermano, aunque también en Vigo, recién terminadas las navidades.

Ya instalados en Coruña nos sorprendió, como a todo el país, el atentado de Carrero Blanco. La quiebra del régimen se precipitaba hacia la Transición. Vivíamos puerta a puerta con la familia de Celestino Cacheiro, todo un personaje que había acompañado a González a Suresnes.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 2020-10-03-23.45.01-1024x670.jpg [2]

La edad de la razón en el país que cambió (1976-1982)

Unos dos años después, en marzo de 1975, nos instalamos de forma definitiva en Compostela. El dictador estaba a punto de morir y la Transición se adentraba en el umbral decisivo del cambio de régimen. El resto de mi infancia, adolescencia y primera juventud discurrirían en la capital gallega, aunque por entonces la capitalidad poco más era que un recuerdo histórico. Allí me alcanzarían los Hateful Eighties. Todavía hoy sigue siendo la ciudad en la que ha discurrido el periodo más extenso de mi vida.

Adolescencia en los Hateful Eighties (1983-1986)

En septiembre de 1983 inicié el bachillerato en el IES Arcebispo Xelmírez, uno de los cinco institutos históricos de Galicia. Por el centro habían pasado figuras como Murguía, Valle-Inclán, Castelao o Díaz Pardo. En aquel entonces tenía sede en el edificio de San Caetano, sede actual del gobierno autonómico. Al poco, en 1985, fue dividido en dos y el primero fue ubicado en el campus, donde aún permanece.

[3]

El cambio de emplazamiento del IES Gelmírez fue bastante agitado y originó en el centro un ambiente anómalo para los tiempos del Desencanto. Al poco se sucedieron, además, dos importantes ciclos que marcarían a toda una generación. El primero fue la campaña contra la OTAN, activada en torno al referéndum del 12 de marzo de 1986. El segundo, la revuelta estudiantil del curso 1986/87, se organizó mayoritariamente en torno a la PADEG. Andando el tiempo, la politización del instituto en aquellos años dejaría su impronta sobre el activismo y los movimientos sociales.

 

2. Estudios universitarios y activismo estudiantil (1987-1992)

Al acabar el bachillerato, en septiembre de 1987, me matriculé en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidade de Santiago de Compostela (USC). Aquellos años de estudio fueron una época de actividad incesante: los viajes de mochilero por Europa gracias al Interrail, la actividad cultural, las experiencias de vida, etc. Asistíamos a un momento histórico crítico: el fin de la Guerra Fría. De un día para otro se desplomaron casi todos nuestros referentes.

Al tiempo que se producía la última gran huelga del movimiento obrero (el 14D), avanzaba una primera ola de movilizaciones protagonizada por nuevas subjetividades ajenas a los sindicatos y partidos de izquierda. Se hablaba mucho entonces de «nuevos» movimientos sociales, aunque en rigor, la tríada habitual –feminismo, pacifismo o ecologismo– tenía ya entonces una larga historia.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 2020-10-16-12.47.42.jpg [4]

Bajo la festejada normalidad democrática bullía la contracultura de los fanzines, las primeras okupas (herederas de las comunas de los 70), el movimiento antimili de objetores e insumisos (entre los que me contaba), la liberación LGTBI, la lucha contra el SIDA, etc… Más allá de las aulas, el local de estudiantes de la facultad y la revista Aula Ínfima —así llamada en expresa alusión a lo pequeña que se nos quedaba la universidad– era el centro neurálgico donde coincidíamos asociaciones de estudiantes (CAF, Murga, etc.) y colectivos de activistas (Rompamfilas, COSAL, etc.).

[5]

En el marco de los estudios de Geografía e Historia opté por especializarme en Historia Contemporánea. Era el curso 1989/90 y por Europa volvía a correr el espectro revolucionario. En el año del bicentenario de la Revolución de 1789 se producía la caída del Muro de Berlín. Aquellos acontecimientos, su conexión y el debate político e intelectual del momento acabaron de decantar mi vocación académica, pero también estimularon mi participación política.

Activo desde la fundación de Esquerda Unida, fui miembro de su Consello Nacional y coordenador del Área de Mocidade desde su creación hasta mi dimisión y salida de la organización en 1993. En este tiempo defendí dos posiciones básicas: avanzar en el «movimiento político y social» como forma superadora del partido político y la confluencia con el PSG-EG para crear el constituyente gallego de una alternativa federal.

[6]

 

3. La política como estudio y el movimiento como praxis (1992-2002)

En julio de 1992 obtuve el título de licenciado y el grado de licenciatura un par de años después, en octubre de 1994, con la tesina: Identidade NacionaI e unificación en Alemania. Inicié mi carrera investigadora inscribiéndome en el programa de doctorado en Ciencia Política y de la Administración de la recién creada Facultade de Ciencias Políticas e Sociais.

En línea con el trabajo desarrollado hasta entonces, mi tesis doctoral tuvo la II Unificación de Alemania por objeto de estudio. Se trataba de un análisis del discurso sobre la cuestión nacional de los dos grandes partidos alemanes, SPD y CDU, en el contexto de la quiebra del régimen de la República Democrática Alemana (RDA).

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es USC-Políticas.jpg [7]

En términos intelectuales y políticos estos fueron los años cruciales en mi formación. En pleno apogeo neoliberal, la actividad de los movimientos sociales no cesaba. Desde ese lugar era posible no rendirse, resistir e indagar en una genealogía democrática que integrase el reto que planteaba el neoliberalismo.

Esta década será un tiempo de lecturas de la heterodoxia materialista: operaistas, consejistas, situacionistas, etc.. La afortunada aparición de internet y sus primeros archivos virtuales hizo posible la emergencia de espacios de autoformación hasta entonces impensables. Al background familiar, formado por los referentes de la Escuela de Frankfurt, la New Left, el estructuralismo, etc., se venían a sumar otras corrientes que disponían de respuestas a las preguntas que me hacía.

[8]

Mis investigaciones académicas me condujeron primero a la Universidad Goethe de Frankfurt (1993-1994), donde pude elaborar mi tesina sobre los procesos de cambio de régimen y la cuestión nacional. Durante estos años intercalé mi estancia en Alemania con una beca de investigación predoctoral en el Centro Ramón Piñeiro (Xunta de Galicia, 1995-1997). Gracias a esta beca pude hacerme con los recursos teóricos y metodológicos necesarios. Pero fue la Fundación Barrié la que me permitió culminar el proyecto de tesis doctoral en la universidad Humboldt de Berlín (1998-1999).

Con el objetivo de comprender cómo había sido posible la II Unificación de Alemania –en los términos en que había implosionado la democratización de la RDA y se había producido su incorporación a la RFA–, la investigación se ubicaba en el campo de la Transitología propio de la Política Comparada y recurría al frame analysis como metodología del programa de investigación de la política contenciosa para resolver la forma en que el enfoque de la cuestión nacional había decantado la resolución del cambio de régimen.

 

4. La universidad, entre dentro y fuera (2002-2011)

En el curso 2000/01 empecé mi carrera docente. Desde entonces y hasta la primavera de 2015 impartí docencia en las universidades de Santiago de Compostela, Lausanne, Pompeu Fabra de Barcelona, Chicago, New Haven y Girona. Durante un par de años también fui becario postdoctoral en el IGOP de la Universitat Autònoma de Barcelona, en cuyo marco impartí un seminario anual.

[9]

Leída la tesis doctoral y tras dos cursos como docente en Compostela, me fui a vivir a Ginebra, donde me casé en julio de 2002 y residí tres años hasta que en agosto de 2005 me vine a Barcelona. Abandonar país, amigos y familia fue de las decisiones más duras y, paradójicamente, más evidentes que he tenido que tomar en mi vida. Nunca me he arrepentido. A mi llegada a Suiza tuve que ponerme las pilas con el francés. Lo pasé en grande traduciendo La Democracia en América, de Tocqueville.

A pesar del cambio de residencia y de país continué con un pie en la universidad y otro en el activismo. Gracias a la invitación de Jean Batou tuve la oportunidad de enseñar en la Faculté des sciences sociales et politiques de la UNIL. Al mismo tiempo el activismo me llevó a ser, entre otras cosas, permanent de solidaritéS, miembro del Forum Social Lémanique durante la cumbre del G8 en Evian, promotor del sindicato SUD en Ginebra u organizador del MayDay local en 2004.

[10]

A lo largo de los años he escrito diversas publicaciones sobre política comparada –siempre con especial atención a Alemania–, cambios de régimen, movimientos sociales, nacionalismos y teoría política. En el marco académico he participado en algunos proyectos de investigación inscritos en estas líneas.

Con los años, sin embargo, la institucionalidad del conocimiento (marcada por la métrica de las indexaciones, las trayectorias curriculares en base a acreditaciones, etc.), ha hecho más y más difícil el pensamiento crítico. Fuera del ámbito académico, he formado parte de distintas experiencias activistas centradas en la práctica teórica. Destacaría aquí Alternativas Nómadas (2002-2006), sin duda una de las más interesantes y que más me ha marcado (en su momento dediqué un capítulo en la obra colectiva coordinada por Alfredo Iglesias: 15M: O pobo indignado).

 

5. El compromiso pleno de una ciudadanía activa (2011-2019).

Desde 2011, formo parte del proyecto cultural Artefakte, dedicado a la edición, formación, organización de actividades y producción de contenidos. En la actualidad el colectivo está redefiniendo su proyecto.

Hoy miro hacia atrás el compromiso político de toda una vida como ciudadano activo en distintas organizaciones y colectivos. Por mi socialización en el seno de una familia politizada de generaciones lo cierto es que no sabría recordar mi primera experiencia política. Pero en mi memoria guardo, junto a la remembranza de mis mayores, el recuerdo personal de las cuatro últimas olas de movilización que han democratizado nuestro país.

En 2015 fui elegido concejal del Ayuntamiento de Barcelona. Me fue encargada la responsabilidad de las concejalías de educación y universidades, así como el distrito de Gràcia, entre otras. Desde el 13 de enero de 2016 hasta la primavera pasada fui diputado de las Cortes Generales durante sus XI y XII legislaturas.

[11]

 

6. Nueva etapa (2019-actualidad)

Con la disolución del Congreso de los Diputados regreso a mis actividades habituales en la universidad y Artefakte. Me he incorporado como profesor asociado en la Universidad de Barcelona y la Universitat Oberta de Catalunya. Hora es de evaluar lo vivido, escribir sobre el último lustro de experiencias y avanzar en nuevos proyectos.

___________________________________________________

» Imágenes

[1] Fotografía realizada en una visita a Batán (Hunosa), en 1971.

[2] El 8 de septiembre de 1975 comienza la demolición para habilitar el espacio que hoy es la Plaza de Galicia. Cuando llegamos a vivir aún resonaba el movimiento en defensa del emblemático Edificio Castromil, hoy patrimonio perdido.

[3] Jon (Cojo) Manteca, figura célebre por encarnar a toda una generación marcada por el punk. Se dio a conocer en el transcurso la revuelta estudiantil del 87. Su gesto vino a dar expresión a un No Future con más resonancias en la Reconversión Industrial que en los días felices de la Movida madrileña. Eran los Hateful Eighties.

[4] El 14D de 1988 tuvo lugar la huelga general en toda España. Desde el 82 el PSOE se había demostrado incapaz de apartarse de una deriva neoliberal cada vez más evidente. Pero a la par que provocaba la reacción del movimiento obrero más impactante que haya visto mi generación, arrastraba al conjunto de la izquierda a una crisis definitiva.

[5] El 9 de noviembre de 1989, de manera completamente inesperada, caía el Muro de Berlín. Aquel acontecimiento marcaría el momento histórico y también mi propia vida. En aquella noche se condensaban preguntas que aún hoy me mueven a seguir pensando.

[6] No hicimos orla. O no todo el mundo, que haberla creo que la hubo. Pero nos hicimos esta foto estupenda en la escalinata de la facultad. El mejor recuerdo. Tal y como éramos en el día a día de aquellos años.

[7] Facultade de Ciencias Políticas e Sociais, centro al que me adscribí desde sus primeros momentos, bajo la dirección de Ramón Máiz. Permanecí vinculado hasta julio de 2002, año en que migré a Ginebra.

[8] Monumento a Rosa Luxemburg, a pocos metros de distancia de otro en la memoria de Karl Liebknecht. En mis años de formación y estudio la lectura de ambos, como la de los operaistas italianos, vino a darme una genealogía otra a la que quería reducir el comunismo la apoteosis neoliberal de la época. Fue a un tiempo lectura y proyecto.

[9] En el inició del curso 2001/02 la universidad se levantó contra la Ley Orgánica de Universidades. La USC se convirtió en uno de los epicentros más activos de la resistencia la ley de Aznar que instituiría las bases de la actual universidad española, dejando atrás la LRU. Durante el primer semestre del año la universidad compostelana conoció un ciclo de movilizaciones que al poco se proyectaría en el del Prestige.

[10] El 15M las plazas vinieron a realizar una hipótesis política largo tiempo preparada por el viejo topo activista en los movimientos de las décadas precedentes. El año que viene se cumplirá una década. Lo que ha llovido desde entonces.

[11] Toma de posesión de Ada Colau como alcaldesa de Barcelona. Once concejales dan la victoria inesperada y sorprendente a la hipótesis municipalista en Barcelona y no pocos de los mayores ayuntamientos de España. Sigue pendiente un balance (auto)crítico.

___________________________________________________

_

Nota autobiográfica ampliada (en preparación)

 

» Contenidos (versión extendida del índice de esta misma página)

0. Genealogías (antes de agosto de 1969)
1. Origen, socialización, crecimiento (1969-1986)
   » Primera infancia, último franquismo (1969-1975)
   » Llegar a la edad de la razón en el país que cambió (1976-1982)
   » Adolescencia en los Hateful Eighties (1983-1986)
2. Estudios universitarios y primer activismo (1987-1992)
3. La política como estudio y como praxis (1992-2002)
   » En la vía equivocada (1992-1997)
   » Eppure si muove: Berlin (1997-2002)
4. La universidad, entre dentro y fuera (2002-2011)
   » Éxodo, exilio, emigración: Ginebra (2002-2005)
   » Retorno, desgarro, desplazamiento: Barcelona (2005-2011)
5. Compromiso de una ciudadanía activa (2011-2019)
   » Kairòs: del 15M a la escisión constituyente (2011-2014)
   » Fail: manifiesto, gesto y efectuación (2015-2019)
6. Nueva etapa (2019-actualidad)

 

[ Actualizado en Barcelona, a 20 de febrero de 2021 ]